¡Presentamos las Geocercas en Flickr!

También disponible en: Deutsch, Français, Bahasa Indonesia, Italiano, 한글, Português, Tiếng Việt, 繁體中文, English

Geoetiquetar la ubicación de tus fotos puede ayudarte a hacer muchas cosas interesantes en Flickr y agregar un excelente contexto a tu imagen. Con esta función, puedes compartir fácilmente con otros dónde fuiste en tu reciente viaje a la Patagonia, encontrar la mejor parrillada en Texas, o ver un mapa de tu vida en fotos en la vista “Mapas” de tu cuenta. Considerando toda esta valiosa información que tienes ahí, también queríamos darte una forma más fácil de controlar quién tiene acceso a la información de la ubicación de tus fotos, de un modo que tenga sentido para ti. Hoy anunciamos las Geocercas: una nueva función que te ayudará a administrar mejor tu configuración de geoprivacidad en Flickr.

Con las geocercas, puedes establecer configuraciones especiales de privacidad de una ubicación para ciertos filtros geográficos. Por ejemplo, quizá desees crear una geocerca alrededor de tu “hogar” o “escuela” y permitir que sólo “Amigos y familia” vean la ubicación de las fotos que geoetiquetes en esa área en forma predeterminada. Cada vez que geoetiquetes una foto dentro de una geocerca, dicha foto tendrá la configuración de geoprivacidad que has designado para ese filtro geográfico. De este modo, puedes asegurarte de que sólo las personas de tu confianza puedan ver la ubicación de las fotos tomadas dentro de tu casa o en cualquier otro lugar confidencial y, al mismo tiempo, seguir mostrándole al mundo exactamente dónde obtuviste esas sensacionales patatas fritas en grasa de pato, cubiertas con queso. ¡Ve a la Configuración de tu cuenta para echarle un vistazo a la nueva función y comenzar a geoetiquetar!

También tenemos una excelente entrada de blog en code.flickr de uno de nuestros increíbles ingenieros sobre la importancia de la geoprivacidad y cierta información de trastienda. Y, como siempre, haznos saber si tienes comentarios o encuentras algún problema.

Enviado por Kay Kremerskothen
Enlace permanente